militantes del peronismo revolucionario uno por uno

KEGLER KRUG, Marlene Katherine

“Cuñataí”. Nació el 13 de abril de 1953 en Colonia Hohenau, Departamento de Itapuá, Paraguay, en el seno de una familia alemana. Era de buen porte, delgada, cabello castaño y ojos del mismo color. La sencillez, la humildad y la espontaneidad fueron tres características pronunciadas de su corta vida, además de hacer gala de buenos sentimientos y ser solidaria y muy responsable en todos sus actos. Además del español hablaba alemán e inglés perfectamente. Decidió en 1972 ir a la ciudad de La Plata para estudiar Medicina. Así lo hizo hasta tercer año (1976) cuando se pasó a la carrera de Obstetricia. A pesar de tener sus padres una buena posición económica decidió trabajar como empleada doméstica para pagar parte de sus estudios. Alrededor de la Iglesia Evangelista de La Plata se formó un grupo de jóvenes estudiantes cristianos –de hecho Marlene era allí catequista-  que muy pronto profundizó su compromiso político con los más necesitados e hizo pública su preferencia, sumándose a la campaña del “Luche y Vuelve”. Iban a los barrios más carenciados y ayudaban a sus habitantes en un sinfín de tareas y los organizaban así mismo para que pelearan por sus derechos y no se estancaran en la mera subsistencia. La intención fundamental de Marlene como integrante de Juventud Peronista fue alcanzar una Argentina solidaria, sin pobreza, con educación, salud y trabajo digno para todos sus habitantes. Además Marlene sentía admiración por la vida y pasión por la obra de Evita. Cuando la derecha sanguinaria de Concentración Nacional Universitaria (CNU) secuestró y asesinó a dos de sus compañeros de la Tendencia Revolucionaria del Peronismo en octubre de 1975 (los secretarios académicos Achem y Miguel. Ver sus respectivos registros), el sepelio se convirtió en una impresionante movilización de dolor y protesta de la que Marlene participó y que fue violentamente reprimida por la policía. Hay quienes afirman también que Marlene militó en el Frente Antiimperialista por el Socialismo (FAS) antes de su muerte; de ser así lo hizo sin renunciar a su fe peronista y revolucionaria. El 24 de septiembre de 1976 salió de su casa de Berisso (calle 125, nº 148) temprano, para ir la facultad. Esperando el colectivo en la parada fue secuestrada en la calle. Testigos ocasionales del hecho trataron de impedirlo pero los tres sujetos que se habían abalanzado sobre ella tiraron con sus armas de fuego al aire para amedrentarlos y se fueron con su presa adentro de un automóvil Torino con un cuarto indeseable al volante. A uno de los secuestradores se le cayó en el forcejeo con su víctima una credencial policial que fue recogida por uno de los presentes y luego entregada a un militar que arribó al lugar de los hechos muy poco tiempo después. Se ve que los secuestradores se olvidaron de pedir zona liberada como tantas otras veces si lo habían hecho. Marlene Katherine Kegler Krug fue vista en varios centros clandestinos de detención antes de su asesinato que sucedió en el medio de una sesión de tortura. En alguna otra oportunidad con anterioridad, una compañera de suplicio vio también como la habían crucificado.