militantes del peronismo revolucionario uno por uno

MOLINETE, Eduardo Tomás Miguel

Porteño de nacimiento. En 1970 registró un paso por las Fuerzas Armadas de Liberación (FAL). En 1972 era ya un aguerrido cuadro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR). Detenido en 1972 por estar implicado en la fuga del penal de Rawson de otros compañeros guerrilleros. Liberado en 1973 por la amnistía presidencial. Actuaba con el seudónimo de “El Gallego Guillermo”. Jefe de la Regional Córdoba de la organización armada peronista Montoneros e integrante de su Consejo Nacional. Como oficial de aquella organización guerrillera, estuvo a cargo del secuestro del ejecutivo alemán de la Mercedez Benz, Heinrich Dieter Metz, en octubre de 1975, que dejó un beneficio de 4 millones de dólares y también fue el ejecutor de Arturo Mor Roig, ex ministro del Interior del dictador militar Alejandro Agustín Lanusse y mentor de aquella triste frase dicha públicamente, de que el triunfo del peronismo en las elecciones de marzo de 1973 sería un callejón sin salida para la democracia argentina.  Molinete cayó en un enfrentamiento con el Tercer Cuerpo de Ejército del genocida General Luciano B. Menéndez, en Villa Cabrera, Córdoba, el 9 de marzo de 1977. Su cuerpo yacía contra una pared, en la cual con su propia sangre había escrito vivas a su organización y críticas a los militares. Aún moribundo, el capitán de Ejército Jorge Exequiel Acosta (a) Rulo lo metió dentro de un coche, pero murió en el Hospital Militar de Córdoba a las 13 hs. Allí, en esa casona (sita en la esquina de Manuel de Quintana y Pedro Bazán de Pedraza), estaba reunida parte de la cúpula cordobesa de Montoneros, que también perdió la vida en el denominado “Combate del Castillo” (Juan Carlos Conocchiari –Rata-, Carlos Eduardo Antonio Mayo –Cabezón, Cabeza-, Ada Alicia Juaneda –Flaca-, Hilda Inés Oliver de Santilli –Condesa- y Víctor Berman Salinas Pinheiro –Boliviano). La Conducción Nacional del Partido Montonero y la Comandancia en Jefe del Ejército Montonero, resolvió con fecha 15-1-79, otorgarle post-mortem, a Eduardo Tomás Miguel Molinete, la condecoración “Al Héroe en Combate” en su máximo grado, el de “Comandante Fernando Abal Medina”.