militantes del peronismo revolucionario uno por uno

PONCE DE LEÓN, Carlos.

Monseñor. Obispo de la diócesis de San Nicolás de los Arroyos.  Enrique Emiliani en su libro “Sangre y semilla. Martirologio Latinoamericano” nos hace saber: “Asesinado mediante el fraguamiento de un accidente automovilístico. El día 7 de julio de 1977 se trasladaba con su ayudante Víctor Oscar Martínez a Buenos Aires, para depositar en la Nunciatura Apostólica documentación probatoria de la represión que se desarrollaba en su Diócesis y en la vecina ciudad santafesina de Villa Constitución. Dicha documentación comprometía la responsabilidad del General Suárez Mason, Jefe del I° Cuerpo de Ejército y del Teniente Coronel Saint Aman, jefe del regimiento militar ubicado en la ciudad de San Nicolás. Luego de ocurrido el sospechoso accidente automovilístico, la documentación desapareció del lugar del hecho, mientras que el Obispo era trasladado herido a la clínica de San Nicolás. Allí estuvo internado cuatro días hasta su muerte (11-07-77), habiéndose prohibido a su médico de cabecera el ingreso a la sala de terapia intensiva. Monseñor Ponce de León había sufrido varias amenazas, entre ellas la del citado Teniente Coronel Saint Aman, quien según el testimonio de su ayudante Martínez, dijo al Obispo: ‘Tenga cuidado, usted está considerado un obispo rojo’, amén de haberle prohibido decir Misa en el regimiento a su cargo, pues allí no entraban los ‘curas comunistas’”. Profético, realista, Monseñor Ponce de León cuando concurrió al velatorio de su amigo Monseñor Angelelli dijo a los presentes: “Ahora me toca a mí”. Cabe acotar que en la ciudad de Villa Mercedes, San Luis por ordenanza Nº 1362-o, del 20 de agosto de 2002, hay una calle con su nombre.