militantes del peronismo revolucionario uno por uno

PORTILLO, José Andrés.

“Felipe”. Sanjuanino nacido el 27 de octubre de 1951. Tenía 9 hermanos más; él era el mayor de los varones. Su familia era muy religiosa y conservadora. Soltero. Su aspecto físico era así: alto, delgado, rubio, ojos marrones, usaba anteojos y le decían “Flaco”. Estudiante de Ingeniería en la Universidad Nacional de San Juan; integrante de la Juventud Universitaria Peronista (JUP). Tenía 24 años y militaba en Montoneros. Una compañera de Andrés dijo: “Una cosa es recibir una orden y otra es acatarla. Él estaba convencido, que debía proteger la vida de otros compañeros, como lo hizo en Córdoba, el 7 de julio de 1976”. Andrés se plantó enfrentando a las “fuerzas de seguridad” con el fin de proteger la retirada de militantes, en una casa donde se llevaba adelante una reunión de cuadros políticos de su organización. Allí dio su vida. Eloy Camus (nieto) en un libro de su autoría lo recuerda de esta manera: “Tenía una formación católica ortodoxa propia del seminario al que asistió. Al salir del mismo, concurre al colegio Santo Domingo, donde tenía 10 en todas las materias, inclusive en Latin y Griego. Tenía un lindo liderazgo con los compañeros, era muy inteligente pero nunca se lo hacía sentir al resto, no era una persona soberbia, era amigo de todos. Su familia era conservadora y tenía una visión del ejército como si fueran los ‘salvadores de la patria’. Andrés no quería saber nada de participar en política hasta 1973 en la Universidad, cuando comienza a hacer un giro en su pensamiento. Era un buen amigo, principista y hacía todo por convicción”. Portillo es una de las 65 personas nacidas en San Juan y asesinadas por la última dictadura militar y como tal, un árbol con su nombre puebla el “Bosque de La Memoria” levantado en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de San Juan.