militantes del peronismo revolucionario uno por uno

PUERTO, Norma Lidia.

Nació en Villa Celina, partido de La Matanza, el 7 de mayo de 1952 en el seno de una familia de comerciantes de clase media. Norma cursó el primario y secundario en Mataderos, en el Instituto “María Ana Mogas”, en donde se recibió de maestra; destacándose siempre por ser una alumna brillante y aplicada, al punto que fue abanderada al final de sus estudios.  Ejerció como docente en la escuela de los Hermanos Maristas, de Villa Lugano y fue catequista en la Iglesia Sagrado Corazón de Jesús, de Villa Celina. Algunos le decían Petisa, otros Chiquita. Apasionada por la lectura comenzó la carrera de Letras en la facultad de FyL de la UBA. Tenía unos ojos hermosos y un carácter fuerte. Quería ser monja pero su marido pudo torcer su vocación. Casada con Daniel Jorge Risso (ver su registro) el 8 de marzo de 1973, tuvo dos hijos; Pablo Martín (1974) y Julieta (1976). Militante del Frente Revolucionario “17 de Octubre” (FR-17) y del Movimiento Villero en la zona Oeste del GBA. Secuestrada-desaparecida, en su domicilio de Villa Tesei (calle Luna 540), partido de Morón, el 11 de septiembre de 1977, a la edad de 25 años, junto a su esposo y a Noél Hugo Clavería. Sus hijos y amigos los recordaron así: “Por soñar un mundo justo. Por ser jóvenes con esperanzas. Por amar a la gente. Por ser buenos y alegres. Por docentes honestos y comprometidos con sus tareas. Por molestar a los intereses de los que hoy causan tanta hambre... Fueron desaparecidos esa noche del Día del Maestro, hace ya veinticinco años”. (“Página 12”. Miércoles 11-9-2002). Sobrevivientes del campo de concentración “Club Atlético” cuentan que Norma cantaba para ellos en cautiverio, los temas de María Elena Walsh.