militantes del peronismo revolucionario uno por uno

PERIÉ, Hugo Rubén.

“Tatú”. “Tury”. Nació en la ciudad de Posadas, Misiones, el 18 de enero de 1944, pero desarrolló su carrera política en Corrientes, ya que además de haber sido diputado nacional durante dos períodos entre 2003 y 2011, también se desempeñó como senador provincial y como gobernador interino entre el 3 de julio y el 10 de diciembre de 1999, al frente de un gobierno de coalición conformado luego de la destitución de Pedro Braillard Poccard. Durante su gestión como diputado, fue el impulsor del proyecto conocido como “Ley de la Obesidad” que obliga la inclusión de la misma al programa Médico Obligatorio de Emergencia (PMOE); proyecto resistido como era de esperar por las prestatarias de salud más atentas a los negocios y considerado de vital importancia por el mundo de la Medicina. Además en 2006, Perié fue designado interventor del Partido Justicialista de Misiones, provincia en la cual vive gran parte de su familia, entre ellos su hermana, la diputada nacional por el kirchnerismo y adscripta al Peronismo Militante, Julia Argentina Perié. El “Tury” Perié fue militante de Juventud Peronista y de Montoneros –con el grado de oficial- en los `70 y estuvo detenido varios años durante la última dictadura militar en la Unidad Penal 9 de La Plata; con anterioridad a fines de 1974, durante el inepto gobierno de Isabel Martínez y López Rega, como integrante de J.P. fue detenido y alojado en una cárcel provincial correntina de donde escapó cinematográficamente. Correspondiente a esa fuga es el comunicado que transcribo: “30 de diciembre. Corrientes. Montoneros liberó de la Penitenciaria de esta ciudad al delegado de la Regional IV de Juventud Peronista, compañero Hugo Perié. El Pelotón de Combate ‘Héroes de Trelew’, redujo al guardia que controlaba el frente de la cárcel, recuperando una ametralladora PAM y un revólver 39. La aproximación al puesto de guardia se realizó mediante un compañero que simulaba ser vendedor ambulante y espástico. Tropezó y cayó al suelo, siendo auxiliado por un peatón –otro compañero- hasta que se acercó el guardia. Luego de reducirlo, colocaron una escalera contra la pared del penal y arrojaron una soga al interior. Perié, que estaba jugando al fútbol en el patio, escaló la soga y salió en medio de la ovación general. El policía que cuidaba el patio fue encañonado e inmovilizado desde afuera”. Anécdota imperdible contada por la periodista Mariquita Torres y ocurrida cuando Perié recobró la libertad en el ocaso de la dictadura de Bignone, año 1983: “Lo acompañé a comprar algo de ropa para encontrarse con Blanquita, su esposa, que venía a buscarlo desde Corrientes. No se cuantas tiendas me hizo recorrer para conseguir calzoncillos tipo pantaloncitos, porque ‘yo no me pongo esas biquinis’, como llamó a los slips que estaban de moda por esos años”. Desde 2002 Hugo Perié apoyó la candidatura a presidente de Néstor Kirchner enrolándose con otros compañeros en la Corriente Peronista Federal. A la edad de 66 años falleció luego de estar internado 15 días en el Instituto de Cardiología de Corrientes, por una afección pulmonar producto de su afición al cigarrillo, el 15 de agosto de 2011, un día después del gran triunfo electoral de Cristina Fernández de Kirchner en las primarias, donde él, estaba en la grilla de precandidatos a diputados nacionales por su provincia de adopción (por tercera vez en su caso). Como corolario transcribo textualmente el escrito que hicieron llegar a “Página 12” familiares y compañeros de Perié: “Profundamente conmovidos por tu desaparición física, decididamente comprometidos con tu vocación militante y absolutamente convencidos de la trascendencia de los pueblos y de los hombres que asumen el protagonismo histórico, es que te saludamos en este viaje a la eternidad que emprendiste con la gloria y la mística popular”.