militantes del peronismo revolucionario uno por uno

PÉREZ, Neris Victoriano.

39 años. Nacido un 25 de febrero de 1938 en Feliciano, provincia de Entre Ríos. Tractorista. Secretario adjunto de la Federación Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (FATRE). Como dirigente gremial peronista enfrentó la prepotencia patronal defendiendo a sus compañeros de trabajo; molineros, choferes y tractoristas. Fue uno de los propulsores de la huelga general del 25 de junio de 1975, en pleno “Rodrigazo”, que duró 48 horas y tuvo un acatamiento masivo de los trabajadores en pos de mejoras salariales y de condiciones de trabajo.      Secuestrado-desaparecido el 2 de junio de 1976 en Gobernador Virasoro, Santo Tomé, Corrientes (Barrio CEPAC. Calle Manuel Ocampo s/n). Dejemos que cuente al respecto, Arturo Carlos Escobar, ex preso político; dirigente rural y militante de Juventud Trabajadora Peronista (JTP), fundador del Sindicato de la Industria y la Alimentación, en la delegación Virasoro. “De la etapa de la represión de la última dictadura cívico militar, contra los trabajadores organizados gremialmente y vinculados al cultivo y elaboración de la Yerba Mate en el establecimiento ‘Las Marías’, en la zona de Virasoro, Corrientes; destaco que si bien actuaron fuerzas conjuntas, fue público y notorio el apoyo logístico y la cobertura política que le brindaron los sectores civiles, que custodiaban los intereses de los poderosos de la zona. En esa tarea salían a ‘marcar’ las casas de los ‘activistas’, delegados, o de cualquier militante comprometido con las luchas populares. Estos luego eran perseguidos, secuestrados, detenidos, torturados o desaparecidos, como el caso de los compañeros Marcelo ‘El Galgo’ Peralta y Neris Victoriano Pérez”. (“Misiones. Historias con nombres propios II”. Ver bibliografía). Pérez trabajaba en ese establecimiento rural desde 1968. Su hijo, Jorge Catalino Pérez, habla así: “Mi padre siempre abrazó los ideales de defender a los obreros, procurar un buen salario y mejorar la situación laboral para él y sus compañeros”. El dueño de “Las Marías” –entre otros productos, el té “Taraguí”- era por entonces Adolfo Navajas Artaza, gobernador de facto de la provincia de Corrientes entre 1966 y 1972 (dictaduras de Onganía, Levingston y Lanusse) y posteriormente, Ministro de Acción Social del dictador militar Reinaldo Benito Bignone (1982). Acusaba a los delegados gremiales de parar la producción para hacer asambleas en la época de Cámpora y Perón  y de “desarrollar acciones subversivas” tales como sabotaje industrial luego del golpe militar del ’76.