militantes del peronismo revolucionario uno por uno

PANEBIANCO, Julio Enzo.

“Rulo”. Nacido el 2 de marzo de 1954. Era de Lomas de Zamora, provincia de Buenos Aires. Empleado de la Dirección General Impositiva (DGI) y militante de la Juventud Peronista (JP) en la Unidad Básica “Patria Grande”. Su primer responsable fue Enrique Berroeta (ver su registro). Juan Salinas, compañero de militancia, lo recuerda como un tipo que “era un atorrante. Con su cara picada de viruelas, su sonrisa socarrona, ‘Rulo’ era más bueno que el pan (por lo que hacía honor a su apellido) pero tenía la maldad necesaria como para hacer chistes cruentos con facilidad. También era muy emprendedor y estoy seguro que, de haber tenido la oportunidad, le hubiera ido bien en cualquier cosa que se hubiera propuesto. Y que hubiera seguido bregando siempre para que el mundo fuera un lugar más justo y acogedor”. Julio fue secuestrado el 2 de marzo de 1977 –día de su cumpleaños- a las 20 horas, de su domicilio, ubicado en Malabia 2591, 1º piso, de esta Capital junto a su pareja (María Fernanda Martínez Suárez, hija del Director del Festival de Cine de Mar del Plata, José Martínez Suárez. ver más adelante en este mismo registro). Eran 7 personas armadas y de civil, que dijeron ser policías. Mientras esperaban el retorno de Julio al hogar, desvalijaron la casa. Cuando llegó se lo llevaron atado y encapuchado. Fue visto con vida en el CCD “Club Atlético” antes de su asesinato; un enfrentamiento fraguado, el 18 de marzo de 1977 en el barrio de Parque de los Patricios, siendo uno de los participantes de la balacera a cuerpos indefensos, el auxiliar de inteligencia Rogelio Guastavino, que era el alias de Raúl Guglielminetti (actualmente detenido y procesado). Julieta y Manú, lo recordaron a “Rulo” en 2005, cuando se cumplió un nuevo aniversario de su desaparición: “No por callado eres silencio, no porque te quemen, te disimulen bajo tierra, van a conseguir que te olvidemos...”. Una vuelta de tuerca en esta historia: en junio de 2010, la diva televisiva Mirtha Legrand confesó en su programa de T.V. que le pidió al general Albano Harguindeguy, ministro de Interior de la dictadura militar, por la liberación de su sobrina María Fernanda Martínez Suárez secuestrada junto a su pareja Julio Panebianco. La sobrina fue liberada a las 48 hs. y en los años 1984 y 2010 declaró en contra de sus captores ante organismos de derechos humanos, contribuyendo con la condena que cumple por crímenes de lesa humanidad el general Carlos Olivera Róvere.