militantes del peronismo revolucionario uno por uno

PARODI OCAMPO, Manuel.

“Manucho”. “Chango”. “Fernando”. “Mariano”. Nacido en San Pedro del Palmar –República del Paraguay, el 16 de abril de 1951 y luego nacionalizado argentino, vivió en Posadas desde los 8 años. Hijo de Manuel Parodi (sereno del edificio de la Coca-Cola durante 14 años) y Francisca Pabla Ocampo (ama de casa). Casado con María José “Yoyi” Presa (“Conozco a Manuel Parodi como orador en las asambleas juveniles. Me enamoró su bondad e idealismo. Va a ser mi compañero de vida, de militancia y padre de mi hijo. Nos casó el padre José Czerepak en la capilla de Montecarlo”).  Ex seminarista. Estudiante de Filosofía en el Instituto Ruíz de Montoya en Posadas, donde le faltó dar una materia para recibirse. Delegado estudiantil en la Universidad Nacional de Misiones: muchos lo recuerdan por su capacidad para hablar y discutir en las asambleas estudiantiles ya que “era un orador de primera, que estudiaba lo que iba a decir antes de ir a una asamblea”. Empleado en una manufacturera algodonera. Militante de Juventud Peronista (JP) en Posadas, Misiones y en la organización Montoneros con el grado de oficial 2ª. Los militares aseguran que participó del asalto al Regimiento 29 de Infantería de Monte, en Formosa, el 5 de octubre de 1975. El 16 de abril de 1976, la casa que habitaba en Resistencia (Avenida Italia 1025), fue allanada y saqueada y el matrimonio detenido (A María José, 18 años, embarazada de 6 meses, en la Brigada de Investigaciones, vendados sus ojos, con una plancha ó una pava le quemaron los pechos y también la picanearon en la misma zona del cuerpo). Del allanamiento participaron soldados al mando del teniente Pateta y los policías de la Brigada de Investigaciones del lugar, un tal Cardozo y Gabino Manader. Mudos testigos de un robo, fueron la cocina, la heladera, un escritorio, el juego de dormitorio, un armario, libros, ropa, la cuna y el ajuar del bebé que esperaban y que se llevaron impunemente. Uno de los cuadros del artista Atilio Presa, que también fue robado durante el secuestro, estuvo largo tiempo colgado en una de las oficinas de la Brigada de Investigaciones. Él, Parodi Ocampo, primero es legalizado como preso en la UP 7 y luego sacado de ahí y salvajemente torturado y asesinado en la “Masacre de Margarita Belén”, Chaco, el 13 de diciembre de 1976. El cuerpo del “Chango” Parodi Ocampo presentaba el pecho y la cabeza destrozada, a punto tal, que los de la funeraria dijeron que nunca había visto un cuerpo así, tan destruido.