militantes del peronismo revolucionario uno por uno

TRUCCO, Emilce Magdalena.

23 años. Nacida en Realicó, La Pampa, el 18 de abril de 1954. Era la hija menor de Miguel Rodolfo Trucco y de Queromilda Vassallo, dos familias tradicionales de la zona. En su adolescencia, desafiando formalidades y creencias (era rebelde e impulsiva, con decisión y carácter, nada aplacada, según quienes la frecuentaron por entonces), formó parte de un equipo de fútbol femenino del lugar, representando a la Escuela Nacional de Comercio. Jugaron contra otras mujeres de la localidad cercana de Rancul, con el fin de recuperar fondos para el viaje de estudios. Fue el 5 de septiembre de 1971. “La Lunga” Emilce fue al arco, atajaba sin guantes y lucía medias cancán.Otros tiempos… Allí, en ese sitio perdido de nuestra patria, actualmente  hay una escultura que la recuerda a ella y a las Madres de Plaza de Mayo, obra de la artista Angélica Gondean. También existe un barrio con su nombre. Emilce estaba radicada en Mar del Plata. Estudiaba Psicología desde 1972 –llegó hasta tercer año- y militaba en la Juventud Universitaria Peronista (JUP) y Montoneros. Los militares del Regimiento de Toay, en su provincia natal, allanaron su domicilio pampeano (avenida Mulluly 1645) en su búsqueda, pero sin éxito. Finalmente fue secuestrada algún día de septiembre de 1977 y posteriormente para justificar su asesinato, las fuerzas represivas hablan de un enfrentamiento de ella con fuerzas armadas que la lleva a la muerte, el 8 de diciembre de ese mismo año en Berisso, cerca de La Plata, provincia de Buenos Aires. Estuvo desaparecida hasta el año 2011 cuando el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) identificó sus restos. En la Facultad donde estudió, hay ahora, un grupo de docentes, profesores y graduados que se dio el trabajo de recuperar su legajo y el de los demás alumnos secuestrados-desaparecidos-asesinados. Diego Naddeo, psicólogo y profesor de ahí expreso que “para nosotros es un orgullo recuperar la memoria de estos compañeros, que pensaron que desde la psicología se podía transformar la realidad”.