militantes del peronismo revolucionario uno por uno

TRÍPOLI, Vicente.

Tandilense de la provincia de Buenos Aires, nacido el 13 de mayo de 1912. Militante de FORJA (Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina) desde su juventud; escritor y poeta. Abandonó sus estudios de Ingeniería para dedicarse a conocer y convivir con los habitantes de nuestras provincias litoraleñas. Viajó con los trabajadores golondrina, fue hachero en el Chaco de La Forestal y llevó a sus cuentos y a sus poesías, la vida sacrificada de sus compatriotas explotados. Trípoli fue un hombre tierno, introvertido, además de solidario y humilde. Amaba al pueblo argentino y en él depositó su confianza. Como la mayoría de los hombres de FORJA adhirió al peronismo desde sus orígenes. Su participación y su compromiso político lo condujeron a la Secretaría Privada de la Presidencia durante los dos primeros gobiernos de Juan Domingo Perón (1946-1955). También trabajó en la redacción de los famosos Planes Quinquenales que llevaron progreso y bienestar a nuestra gente. Entre sus amigos más destacados se contaban John William Cooke, Arturo Jauretche y Raúl Scalabrini Ortíz (de éste último fue además biógrafo y discípulo). En 1955, cuando “la Fusiladora” comenzó a barrer con sangre las conquistas del pueblo trabajador, el poeta se sumó a la Resistencia Peronista. Desde la clandestinidad  organizó charlas y reuniones con sus compañeros, con el único fin de estrechar voluntades contra el enemigo común. Junto a Cooke brindó apoyo logístico a la guerrilla peronista de los Uturuncos. Para esa época conoció a la que sería su mujer (Irma), con quien más tarde tuvo un hijo. En las elecciones presidenciales de 1958, Trípoli fue uno de los que desobedeció la orden de votar a Frondizi (lo hizo en blanco) ya que veía la traición de éste a la vuelta de la esquina, como luego sucedió, lamentablemente. Perseguido por los “gorilas” con el Plan Conintes (Conmoción Interna de Estado) debió refugiarse en Montevideo y sufrió dos veces el allanamiento de su casa. Desde su exilio forzado siguió peleando por el regreso de Perón a la Patria. A lo largo de su vida escribió más de 20 libros de poemas, cuentos, ensayos y novelas, entre ellos “Che rubito adiós” y “Los litorales”. Trípoli fue uno de los primeros en relacionarse con Macedonio Fernández, palabra mayor de las letras argentinas, sobre quien escribió un ensayo-semblanza que lleva su nombre. Vicente Trípoli falleció el 11 de mayo de 1999, ignorado por el establishment cultural local. Fue uno más de los tantos olvidados que dio el campo nacional y popular, es justo y necesario que lo recuperemos del olvido. Debe hacerse notar también que su primer apellido era Caviasca, pero siempre uso para escribir y militar el de su madre, Tripoli.