militantes del peronismo revolucionario uno por uno

TACCHI, María Eloisa.

“Nené, así era como la llamaban todos, era una mujer que también tenía su propia historia dentro del Movimiento Peronista al que adhería sin reservas desde muy joven. De carácter aguerrido y sumamente elegante, llevaba siempre sobre su cuello un pañuelo de seda con el que cubría una profunda cicatriz que le había quedado como consecuencia de una herida sufrida durante los bombardeos de junio de 1955 a la Plaza de Mayo, adonde había ido para defender a Perón. Jorge (Rulli) nunca supo si Nené compartía o no los métodos de lucha de su hijo, pero siempre recordaba lo que contaban sus compañeros sobre cual había sido su actitud cuando Nell (José Luis Nell. Ver su registro) fue condenado a cadena perpetua por el asalto al Policlínico Bancario. Luego de escuchar la sentencia, Nell pasó delante de su madre con el rostro abatido; Nené lo miró a los ojos y le dijo: ‘José Luis…¡Con la frente siempre alta!”. (Tomado de “El guerrero de la periferia. Biografía de Jorge Rulli”. Juan Mendoza. Del Nuevo Extremo. 2011).