militantes del peronismo revolucionario uno por uno

TOMASÍN, Emilio Jaime.

Militante de Juventud Trabajadora Peronista (JTP) y obrero metalúrgico de la fábrica “Martín Amato”, en La Matanza, provincia de Buenos Aires. Por su insobornable conducta antipatronal y antiburocrática, sus compañeros lo habían designado delegado e integrante de la comisión interna. Pese a su juventud, Tomasín desempeñaba un rol descollante. Por su coraje, lucidez y honestidad. Desde “Martín Amato” se emprendieron grandes luchas, movilizaciones y huelgas entre fines de 1974 y principios de 1976. El cuerpo de delegados, que permanentemente realizaba asambleas de consulta a las bases, llegó a influenciar y a arrastrar a otras grandes fábricas. A Santa Rosa –actual Acindar-, a Yelmo, a Siam e incluso a otros gremios como los mecánicos de Mercedes Benz. El 30 de abril de 1976 secuestraron e hicieron “desaparecer” a Emilio Tomasín, bajándolo de un colectivo entre Ramos Mejía y Ciudadela. A los asesinos nada le importó que dejaba una esposa y dos nenas de 3 y 5 años.