militantes del peronismo revolucionario uno por uno

TORNAY, Jorge Alberto.

Su nacimiento ocurrió el 12 de noviembre de 1947 en la ciudad de Santa Fe. De su madre Hurí heredó los ojos azules, la fortaleza y la perseverancia. De su padre Joaquín, la altura de su cuerpo, el modo de caminar, la meticulosidad y la pasión por Colón de Santa Fe; es decir era un sabalaero íntegro. Ex alumno del Colegio Nacional de Santa Fe (1961-1966). Estuvo becado a los 16 años en EE.UU. a través de la American Field Service; convivió con una familia norteamericana de New Jersey y nunca olvidó esa experiencia. Fue militante de Juventud Peronista. Se graduó en la carrera de Ingeniería Química de la Universidad Nacional del Litoral (UNL). Trabajó en Buenos Aires en varias empresas relacionadas con su profesión. Precisamente al momento de su secuestro y posterior desaparición, era gerente de comercialización en una de ellas que se dedicaba a la fabricación de bombas dispensadoras de fluídos para la industria química. Daba clases en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) de Buenos Aires. “Tito” Tornay, oficial montonero a cargo del Departamento de Profesionales, Intelectuales y Artistas. Casado, 30 años. Según un informe interno de un Grupo de Tareas (GT. Con lo que el mismo debe tomarse con algunos reparos) cae en un cita “cantada” el 1° de septiembre de 1978 a las 19.30 hs. en un bar de avenida Asamblea y Beauchef de esta capital. Dos horas y media más tarde con los datos sacados bajo feroces torturas en el centro clandestino de detención Olimpo, allanan su domicilio de Av. Rivadavia 4423 y allí detienen a Benjamín “Gordo” Rosetti miliciano montonero. Secuestran armamento, importante documentación y material propagandístico. A Jorge Tornay sus verdugos lo llevan al Hospital Militar con con un paro cardíaco y respiratorio a causa de las torturas sufridas. Sigue desaparecido. Dejó dos hijas de nombres María Laura y María Alejandra, que tuvo con su esposa María Rosa Mignone. Una posterior comunicación vía internet que tuve con su hermana Lizel hace mención y desestima el lugar donde fue secuestrado Jorge Alberto; habla con conocimiento de causa de que fue en un departamento de la calle Quito –que quedó destrozado y robaron todo, como siempre-  y no en el supuesto de Avenida Rivadavia. Y quiere dejar claro que Tornay no compartía departamento con Benjamín Rosetti. El 1° de septiembre de 2018, en un nuevo aniversario de su desaparición forzada un obituario del matutino porteño “Página 12” dice “Tu sonrisa, tu amor, tu compromiso conviven con nosotros hoy cada día; a 40 años de su secuestro seguimos buscando memoria, Verdad y Justicia”.