militantes del peronismo revolucionario uno por uno

TRAVERSO, Ernesto Víctor Enrique.

“Chango”. Nació el 4 de julio de 1948 en Rosario, Santa Fe. Tenía dos hermanas. Estudió en el Colegio Sagrado Corazón de Rosario desde el jardín hasta quinto año. (En dicho colegio le hicieron oportunamente un homenaje, con sus hijos presentes). Secuestrado-desaparecido en esa misma ciudad (Boulevard Oroño 1567, dto. 4), a las 5 de la madrugada, del 26 de febrero de 1977, a la edad de 27 años. Estudiante universitario de Medicina participó del centro de estudiantes. Comerciante, tenía una casa de regalos y una imprenta, ambas en sociedad. Al decir de su amigo y compañero de estudios, Roberto Mauriño, el Chango comenzó a militar a fines del ’71 en las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).  Luego fue militante peronista y montonero. Su compañera (Amelia González), su madre y sus hijos María Sol Victoria y Ernesto Víctor Manuel reflexionan sobre su muerte: “Desaparecido… Pero para permanecer siempre en nosotros, en vos y en ellos. En nosotros, porque te continuamos. En vos porque te agigantás. Y en ellos porque los condicionas…”. Traverso conoció a la madre de sus hijos –la ya mencionada Amelia, también conocida como “Mely”- en una movilización que se hizo en homenaje a Eva Perón en el Parque Independencia; él estaba en una ambulancia porque estudiaba Medicina y ella en una columna de la Juventud Universitaria Peronista (JUP) ya que estudiaba en la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Fue un amor a primera vista. Esta compañera fue secuestrada en las mismas circunstancias antes narradas con su esposo, pero luego de 15 días de suplicios, la liberaron. Asegura que ambos pasaron por el CCD “La Calamita” de la localidad de Granadero Baigorria, pero nunca más vio con vida a su marido. El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) recuperó los restos de Traverso, 32 años más tarde, en febrero de 2019. Fueron hallados en el cementerio La Piedad de Rosario donde estaban inhumados como N.N.junto a otros cuerpos que también atraviesan actualmente,por un proceso de cruzamiento genético por parte del EAAF. La familia aspira a trasladar los restos a Bella Vista, Corrientes, de donde es oriunda su señora.