militantes del peronismo revolucionario uno por uno

VALENTE, Carlos Horacio.

“Chupete” en su pueblo. “El Yaguareté” en la militancia. Falleció el jueves1º de septiembre de 2011 de un ataque al corazón en Concepción del Uruguay (Entre Ríos); donde trabajó en la Delegación de Migraciones. Tenía 69 años. Pero su lugar en el mundo era la ciudad de Colón (también en Entre Ríos) a la que adoraba y conocía desde sus diez años de edad. Allí hizo primaria en la Escuela Nº 1 Juan José Paso y egresó como secundario en la promoción 1960 de la Escuela Normal Superior República Oriental del Uruguay. A principio de los ’70 fue uno de los fundadores de la FURN (Federación Universitaria de la Revolución Nacional), en la Facultad de Derecho de La Plata (le faltaron 7 materias para recibirse de abogado), en tanto trabajaba en la administración pública platense. Fue parte de la juventud universitaria que abrazó la causa peronista; un hecho que hay que resaltar especialmente en su caso, ya que provenía de una familia radical hasta el tuétano e inclusive él, había militado en Entre Ríos en el radicalismo. En la ciudad de las diagonales compartió militancia e intimó con Néstor Kirchner. Rememora Valente: “Considerábamos que no sólo nosotros, sino el pueblo argentino se merecía otra realidad, y pensamos que el camino era el peronismo. Fue toda una generación que se volcó al peronismo a finales de los ’60 y comienzos de los ’70. Era primero, una minoría, pero merced al gran trabajo militante, fue tomando las facultades y después se transformó en una inmensa mayoría, que al practicarse las elecciones del claustro estudiantil, se impuso de manera aplastante. Nosotros reivindicábamos a Juan Domingo Perón como conductor y la línea del radicalismo yrigoyenista, a Rosas, a San Martín. Tenía profunda influencia en nuestra acción el ex diputado peronista John William Cooke. Hacíamos un profundo trabajo clandestino de militancia que por lo general nos costó mucho después y años de arresto e incluso torturas y desapariciones”. Al respecto, Amato y Boyanovsky Bazán en su libro “Setentistas” cuentan una anécdota que los tiene a aquellos (a él y a “Lupo” Kirchner como protagonistas y que dice así: “Valente dejó La Plata en 1976 y volvió a Concepción del Uruguay. En una manifestación en La Plata en los ’70, ‘El Yaguareté’ llevaba una bomba molotov en el bolsillo de su saco. Con las corridas por la Galería Rocha se le prendió fuego y tomó parte de su vestimenta, por lo que fue víctima de todo tipo de bromas hasta la actualidad. En setiembre de 2003, Kirchner visitó Paraná y se reencontró con ‘El Yaguareté’ y se estrecharon en un fuerte abrazo. Lo primero que hizo Kirchner fue meterle la mano en el bolsillo. -¿Te volviste carterista?- le preguntó Valente a Kirchner. –No. Quiero fijarme que no tengas una molotov en el bolsillo”. Otro dato para su curriculum: Carlos Horacio Valente había sido detenido con anterioridad durante la dictadura de Lanusse por pasar desde la clandestinidad la película “La Hora de los Hornos” de Getino y Solanas. La carátula del expediente policial-judicial decía: “Juan Perón y otros. Por incitación a la rebelión”; luego de un par de meses le dieron libertad provisional. Nota: Carlos Valente era hermano de Alfredo Daniel Valente (ver su registro).