militantes del peronismo revolucionario uno por uno

VILA, Juan de Dios.

Nacido en Río Cuarto, Córdoba, el 21 de julio de 1955. Trabajaba como personal civil en el Batallón de Arsenal 141 “José María Rojas” ubicado en Holmberg, provincia de Córdoba.  Estudiaba Filosofía en la Universidad de Río Cuarto y era jefe del grupo cordobés de boy scouts “Ambrosio Olmos”. Su participación en dicho grupo venía de una larga tradición familiar desde su abuelo paterno. Como dice en su reseña (“Memorias del BIM” de A.J. Ramírez y M. Merbilhaá); hay ciertas similitudes “entre los principios y las prácticas que guiaban al scoutismo y los principios y las prácticas militantes que atravesaron a amplias franjas de  la juventud durante  los años sesenta y setenta, las que hicieron que muchos jóvenes scout se involucraran en actividades políticas, mayoritariamente dentro de las filas del peronismo”. En esta realidad política-social se inscribe la participación de los grupos de scouts mayores en el “Operativo Dorrego” realizado en octubre de 1973, y organizado por la Juventud Peronista y Montoneros entre otras organizaciones sociales, con el objetivo de asistir a los refugiados de una gran inundación que sufrió la provincia de Buenos Aires. Entre las organizaciones civiles participantes de dicho operativo estaba la Institución Nacional del Scoutismo Argentino (INSA), de la cual formaba parte el grupo “Ambrosio Olmos” dirigido por Juan de Dios Vila. Llegado el golpe militar del ’76 las fuerzas represivas desmantelaron el lugar de scoutismo en Río Cuarto y se robaron todas las instalaciones. Vila, en tanto, mientras cumplía con el servicio militar obligatorio en la Marina y sufriendo una neurosis depresiva diagnosticada por médicos de la propia fuerza, fue secuestrado-desaparecido el 4 de noviembre de 1976 en el Desembarcadero, muelle de la orilla opuesta a la Escuela Naval de Río Santiago cuando ya le habían dado la baja por “Deficiente Aptitud Física”. Con él se llevaron a otro conscripto, Hugo Diego Vodovosoff  (ver su registro). Fueron testigos del hecho otros conscriptos favorecidos con la baja y que estaban con ellos en la embarcación y que vieron como civiles armados que dijeron ser de “Coordinación Federal” los secuestraron y se los llevaron a ambos, sin más, en diferentes automóviles.