militantes del peronismo revolucionario uno por uno

VILLALBA, Víctor Alberto

Tenía 20 años. Militante de Juventud Peronista. Si bien era salteño se había ido a estudiar Ciencias Exactas a la Universidad Nacional de Tucumán (UNT). Este compañero junto a otros dos, desde el techo de una casa hostigaba a las fuerzas policiales, durante aquellas jornadas que pasaron a la historia como el Tucumanazo. Un estudiante que lo acompañaba (Luis Fernando Aráoz) relató que ellos habían ingresado en un domicilio en Miguel Lillo –calle paralela a la avenida Alem- con el consentimiento de los propietarios, y desde allí saltaron la tapia limítrofe con una escuela denominada Campo de las Carreras. Mientras avanzaban en dirección hacia la avenida Alem, aparecieron dos policías con armas lanzagases y desde una distancia no superior a los 8 metros dispararon 3 granadas en posición frontal; una de las cuales mató a Villalba. Los uniformados nunca dieron orden de detención. El asesinato ocurrió el 24 de junio de 1972. Tres días más tarde el resto de los estudiantes abroquelados en la Quinta Agronómica universitaria decidieron rendirse ante la inferioridad de condiciones existentes y fueron encolumnados por los militares para ser fichados y encarcelados. Como dice Silvia Nassif en su documentado libro “Tucumanazos” editado en marzo de 2013: “Mientras los detenidos iban subiendo al camión gritaban vivas a Villalba, al pueblo de la Ciudadela y a Perón, concluyendo con un estentóreo ¡Volveremos!”.