militantes del peronismo revolucionario uno por uno

 

VALLEJOS, Secundino.

“Taco”. “Carau”. Nació en Villa Berthet, Chaco. Ingresó a la escuela ya de grande, con alrededor de 18 años. Le gustaba jugar al fútbol y era simpatizante de Boca Juniors. Llegó a ser dirigente del sindicato rural FATRE (Federación Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores) en la seccional de su pueblo. Militaba en el peronismo revolucionario; era aspirante montonero, militaba en la Zona Sur de Villa Ángela y Charata, provincia del Chaco. Hugo Vocouber (ver su registro) vivía en el mismo pueblo y llegó a relacionarse con él. Según recuerdan familiares, Secundino y Hugo se separaron al tener que pasar a la clandestinidad debido a la persecución militar. Ambos llevaban de provisión un pan entero, y al separarse en la ruta, lo cortaron en dos partes, para luego seguir camino separados. Los datos sobre su secuestro y desaparición son confusos. Según la CONADEP, Secundino está “desaparecido” desde 1976 en territorio chaqueño, en la localidad de San Bernardo, O’Higgins. Este dato coincide con el relato de uno de sus familiares, que lo vio por última vez con vida, en la noche del 13 de junio de 1976.