militantes del peronismo revolucionario uno por uno

BRID, Juan Carlos

Nació un 4 de diciembre de 1917. Al desaparecer contaba con 59 años de edad y trabajaba como agente municipal de la Ciudad de Buenos Aires y era Jefe de Operaciones de la Policía Municipal. De oficio, pintor de brocha gorda. Nació, se puso de novio, se casó, vivió y tuvo hijos en Tigre, provincia de Buenos Aires. Era el más chico de cinco hermanos. Nunca se interesó mucho por la política aunque siempre se consideró un peronista de ley. Cuando fue el bombardeo a Plaza de Mayo el 16 de junio de 1955, estaba cerca de allí debido a su trabajo. Fue al lugar de los hechos para defender al Gobierno Constitucional y con otros convocados, intentó –indignado- asaltar una armería y pertrecharse con el fin de atacar a los marinos insurrectos atrincherados en su Ministerio. Después de la caída de Perón se transformó en un cuadro excepcional de la Resistencia Peronista: se anotó en todas. Sufrio cárcel, palizas, torturas y persecuciones. Cuando los pibes peronistas de los ’70 le preguntaban como se habían organizado en esos 18 años de lucha, él les contestaba: “Empezamos así nomás, a la que te criaste...”. Juan Carlos “El Alambre” (por el tono metálico de su voz)  Brid fue secuestrado durante la última dictadura militar conjuntamente con su hijo David Jorge Brid y alojado en la “Mansión Seré” dependiente de la Fuerza Aérea Argentina. Lo sacaron de su casa de San Fernando, provincia de Buenos Aires, el 7 de octubre de 1977. Nunca más apareció con vida. Pero si su hijo, que culpó del secuestro a un primo de su madre, llamado Sergio Alberto Gianotti (con un pasado por la Guardia Restauradora Nacionalista), que actuó como entregador y se movía por el centro clandestino de detención como “Perico por su casa”.