militantes del peronismo revolucionario uno por uno

BIGI, Jorge Alberto

 

“El Tano”. “Chacho”. Nacido en Capital Federal un 23 de julio de 1941. Ya en el secundario despuntó su vena literaria y política escribiendo en la revista del colegio “Mariano Moreno”.Fue jugador de waterpolo. Durante la Facultad militó en “Palabra Obrera” una agrupación trotskista y peronista a la vez. 36 años. Casado. Abogado; se recibió en pocos años debido a su inteligencia nata. Es docente en la Universidad de Buenos Aires y en 1974 director de la sede de Tartagal en la Universidad de Salta. Su hija Fabiana –que me privilegia con su amistad- recuerda que su padre “además de cumplir con su tarea docente de formación integral para la liberación, bregaba por la construcción del Hombre Nuevo, por ejemplo impulsaba tanto a los estudiantes a que ayudaran a limpiar su aula como al personal de limpieza a que estudiara, para borrar diferencias sociales entre el trabajo manual y el intelectual”. Bigi se sentía orgulloso de ser peronista y montonero. Regresado a Buenos Aires de Salta cuando la mano se dio vuelta a nivel universitario, se puso a manejar un taxi y a militar en Juventud Trabajadora Peronista (JTP). Secuestrado-desaparecido entre el 6 y 7 de diciembre de 1976, en el trayecto del camino que va entre San Miguel del Monte (provincia de Buenos Aires) y Capital Federal. Su esposa Viviana Musil que siempre lo acompañó en la militancia, y con la que tuvo 6 hijos, recibió una distinción, en honor a su marido, el 5 de diciembre de 2013 por parte del Honorable Concejo Deliberante de Morón, titulado “Reconocimiento Treinta Mil Motivos”.