militantes del peronismo revolucionario uno por uno

BLAUSTEIN, David

 

“Coco”.  Nacido en 1953. Primero pasó por el Frente de Lucha Secundario (guevarista) y luego  por el peronismo revolucionario. Adscribió a la Juventud Peronista (JP) del barrio de Belgrano en el “Ateneo Evita”, siendo después delegado gremial en la Dirección General Impositiva (DGI), lo que luego le valió un largo exilio en México, por sus posiciones cercanas a la Juventud Trabajadora Peronista (JTP). Formado en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y en el Instituto de Radio Televisión Española. Productor de cine y video. Ganó premios nacionales e internacionales. Varias películas de importancia jalonan su obra. El documental “Cazadores de Utopías” estrenado en marzo de 1996 con guión de Ernesto Jauretche y música de Lito Nebbia, se basa en entrevistas a cuadros intermedios de la organización Montoneros, quienes dan su parecer sobre la historia que los tuvo como protagonistas. Emotivamente, la película cierra con una marcha-contramarcha y puja entre manifestantes y policías en tanto Joan Manuel Serrat en off interpreta su canción “La Montonera”. Luego vino en el año 2000, otro documental,  “Botín de Guerra” con música de Jorge Drexler y guión de Luisa Irene Ickowicz, donde se relata la lucha y la tarea de Abuelas de Plaza de Mayo, para buscar y recuperar a los niños secuestrados-desaparecidos, luego de que la dictadura militar asesinara a sus padres y se los apropiara ilegalmente. La trilogía de recomendados se cierra con el documental “Porotos de Soja” (2009) que gira en torno al conflicto entre los productores agrarios y el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, transcurrido entre marzo y julio de 2008. Antes de este documental hizo otro: “Hacer patria” en el año 2008, la historia de su padre un judío polaco, que llega aquí en la década de 1920 y luego de militar en la izquierda, en el Partido Comunista, rompe con el mismo, luego del pacto de Stalin con Hitler y llega a ser un rico comerciante del barrio del Once. David Blaustein fue Director del Museo Municipal del Cine “Pablo Ducros Hicken” entre 2000 y 2007 y animador de su programa de Radio Nacional, titulado “Manivela” dedicado al espectáculo cinematográfico. Fiel a aquel precepto que él mismo acuñó: “Mi generación sintió la necesidad de abrazarse al país, nos sentíamos los primeros hijos argentinos de aquella generación de inmigrantes” también incursionó en lo documental para dar a conocer vida y obra de dos de sus compañeros de ruta política, dentro de la Tendencia Revolucionaria del Peronismo. Primero fue el productor de “Papá Iván” –estrenado en julio de 2004- que no era otro que Juan Julio Roqué (en la mirada de su hija la cineasta Maria Inés Roqué), aquel aguerrido militante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y Montoneros, asesinado el 29 de mayo de 1977 por la dictadura cívico-militar. En segundo término fue el turno de “Fragmentos rebelados” sobre la vida del cineasta y cuadro de Juventud Trabajadora Peronista (JTP) y Montoneros, Enrique José “Quique” Juárez, secuestrado y asesinado por la canalla dictatorial el 10 de diciembre de 1976; filmada mucho antes recién se estrenó en el año 2018. Actualmente ya hay más de cinco trabajos académicos que analizan la obra fílmica de Blaustein haciendo por lo tanto imposible su olvido. Y hay más: Como cuenta la agencia oficial de noticias Telam, su último filme, fue presentado en el Bafici 2021, se titula “Se va a acabar”, en dirección junto a Andrés Cedrón, “y en el cual recoge los testimonios silenciados de trabajadoras y trabajadores que participaron en distintos conflictos sindicales durante la última dictadura. El objetivo que perseguían: enfrentar el intento de desmantelar la industria y desarticular a la clase obrera organizada”. Lamentablemente “Coco” Blaustein, el miércoles 11 de agosto de 2021 sufrió un Accidente Cerebro Vascular (ACV) por lo que fue internado, falleciendo el lunes 16 de agosto. A  mí y a muchos, la tristeza y el dolor nos acuchilló feo, nos desgarró profundo, dejó al descubierto la impotencia que produce la  muerte de un ser querido, excelente persona y compañero ejemplar. Alguna vez le preguntaron porque el género documental para la memoria en sus realizaciones cinematográficas. Dijo con sabidurìa: "La memoria es pertinente por muchísimas razones. En primer lugar por una cuestión ética y moral hacia los compañeros que ya no están; en mi caso personal son muchos y los tengo presentes. También es pertinente la memoria para que no se repitan esos hechos; hoy las Fuerzas Armadas no están en condiciones de amenazar la democracia, pero también es pertinente para que la democracia permita seguir juzgando la violencia institucional". (La fotografía que ilustra la presente reseña es obra de Silvana Colomb).