militantes del peronismo revolucionario uno por uno

BARREDO, Julio Argentino

 

Durante el gobierno peronista fue agregado militar en la embajada Argentina en Francia; ayudante de campo del secretario de Ejército general Humberto Sosa Molina y colaborador desde distintos cargos, con el jefe del Ejército general Franklin Lucero. Fue pasado a retiro en 1955 con el grado de Coronel debido a las purgas gorilas. Hombre de la Resistencia Peronista. Fallece en el intento de copamiento por parte de militantes peronistas, del Regimiento de Infantería “General Las Heras” (RI.11), sito en la ciudad de Rosario, el 30 de noviembre de 1960. En la acción estuvieron involucradas más de 400 personas, en su gran mayoría civiles. El ataque sorpresivo permitió la apropiación de numerosas armas y la toma parcial de las instalaciones del cuartel, pero como en el resto del país el levantamiento planeado no prosperó, muchos de los atacantes se vieron obligados a retirarse y otros debieron rendirse al verse cercados. Otro de los que ingresó al cuartel, el dirigente obrero metalúrgico José Notaro, asegura que Barredo fue muerto porque optó por no matar al guardia que había dado la voz de alto pese a que tenía el factor sorpresa de su lado. En el IV° aniversario de su muerte, frente al sepulcro que guarda sus restos en la Chacarita, un camarada de armas, el Coronel Antonio Castro expresó: “Yace aquí un militar que sintiendo que la Patria se perdía en traiciones, empeñó su palabra para liberarla. Y la cumplió. ¿Cómo? ¡Cómo debieran hacerlo siempre los soldados: con abnegación, con heroísmo! Dijo a su jefe: ‘Cuente conmigo’. Y eso bastó. Ahora será la Historia quien valore el alcance extraordinario de una vida que fue brindada para hacer honor a la palabra empeñada”.