militantes del peronismo revolucionario uno por uno

BASILE, Enrique Luis

 

“Raúl”. “Teniente”. Estudiaba Derecho en la Universidad de Buenos Aires y por entonces militaba en la Juventud Universitaria Rebelde (J.U.RE.). Se suma luego al peronismo revolucionario. Por la represión y la decisión de proletarizarse, debió abandonar la carrera y pasó a trabajar en el ámbito fabril enrolado en la Juventud Trabajadora Peronista (JTP) y paralelamente con su mujer (Ada Marquat), a activar en el Movimiento de Inquilinos Peronistas (MIP), en el barrio porteño de Balvanera, repleto de hoteluchos y conventillos de mala muerte. Enrique consiguió trabajo en la fábrica alimenticia que hacia las flanes “Ravana”; “el más rico flan” como decía el jingle publicitario de la época y cuenta su señora que “volvía a casa con las manos todas llagadas porque hacía un trabajo forzado levantando peso” y que allí organizó a los trabajadores para evitar el grado de explotación que sufrían. La patronal lo terminó echando. A posteriori comenzó a trabajar en la fábrica láctea “Las Tres Niñas” y una de sus decisiones fue volver a armar el cuerpo de delegados del establecimiento, para que el trabajo y la gente fueran respetados. Nuevamente fue dejado cesante y terminó consiguiendo trabajo ya en plena dictadura en el mantenimiento de un edificio.  Militante Peronista y Montonero, la dictadura militar lo acusaba de haber antentado contra ejecutivos de la empresa yanqui General Motors. Fue secuestrado por Ejército el 10 de noviembre de 1978. Fue visto con vida en el CCD Olimpo antes de su asesinato. En noviembre de 2019, en un obituario de “Página 12” con motivo de un nuevo aniversario de su secuestro, puede leerse: “No te olvidamos ‘Teniente’, ni perdonamos ni nos reconciliamos con los genocidas que quisieron exterminar las ideas para construir un mundo mejor. Vos seguís siendo parte de la amalgama de los sueños. 30.000 compañeros detenidos-desaparecidos ¡Presentes!”.