militantes del peronismo revolucionario uno por uno

BAXTER, José

 

“El Gordo” ó “Joe”, nació el 24 de mayo de 1940 en la provincia de Buenos Aires. Su padre era un inmigrante irlandés, de religión protestante y entrenador de caballos de carrera. No tuvo una buena relación con él. Su infancia y adolescencia la pasó enclaustrado en institutos ingleses de enseñanza. Tuvo un paso efímero por la Unión Cívica Radical (UCR). Iniciado en el nacionalismo católico, fue secretario general de Tacuara (1957) hasta la ruptura de la misma en dos fracciones; ahí pasó a conformar con otros compañeros el Movimiento Nacionalista Revolucionaria Tacuara (MNRT) de filiación peronista. Como tal, fue uno de los integrantes del asalto al Policlínico Bancario el 29 de agosto de 1963. El dinero “expropiado” (unos 100 mil dólares de la época) iba a ser destinado inicialmente para financiar una invasión por mar a nuestras Islas Malvinas. Baxter, dato que pocos conocen, fue estudiante de Filosofía en la Universidad del Salvador. En otra Facultad, en la Derecho, en un acto público, fijando posición dirá: “No sólo hay liberalismo cipayo e izquierdismo cipayo; hay también nacionalismo cipayo. Los nacionalistas cipayos son aquellos que creen que la batalla por la soberanía argentina se jugó en la cancillería de Berlín en 1945”. En ese mismo acto dirá que no son sus enemigos los tenderos judíos del barrio de Once como creen algunos trasnochados derechistas, sino que el verdadero enemigo a combatir es el imperialismo yanqui. Con captura recomendada se muda a Montevideo donde toma contacto con el delegado insurreccional de Perón, Héctor Villalón y con el dirigente agrario Raúl Sendic, poco tiempo más tarde carismático líder tupamaro. Cuando la cancillería argentina pide su apresamiento y deportación, John William Cooke lo defiende públicamente. Pasa por China y Cuba donde realiza cursos militares de guerrilla y a su regreso por un breve tiempo pone sus conocimientos a disposición de los Tupamaros uruguayos. (En Cuba –con el nombre ficticio de “Salvador”- conoció a la boliviana Ruth Arrieta, integrante de una familia acomodada de Cochabamba, hija y nieta de militares reaccionarios en su país; ella había ido a Cuba como maestra para alfabetizar y con Baxter tuvieron una hija). También combatió en Vietnam contra el imperialismo norteamericano siendo condecorado por el mismísimo Ho Chi Minh por su valor en combate; es que Baxter gracias a su aspecto físico –alto, corpulento, pelirrojo, con pecas- entró vestido de militar canadiense al Club de Oficiales del Ejército de los EE.UU. en Saigón y poco después, durante la ofensiva del Thet, participó del ataque a ese lugar. En su periplo por el mundo se entrevistó con Juan Domingo Perón en su exilio madrileño, en Egipto con el mandatario Gamal Abdel Nasser -un ícono de la Tercera Posición-  y en Argelia con el estadista Ben Bella en lucha contra el colonialismo francés. De regreso a la Argentina y en consonancia con sus ideas de izquierda asumidas, entra a militar en el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) de Roberto Santucho, pero poco tiempo más tarde acusa a éste de reformista y funda la Fracción Roja de dicho Ejército, perteneciente a la Cuarta Internacional (trotskista). Vivió exiliado en el Chile de Salvador Allende, durante el gobierno de la Unidad Popular. Murió a los 33 años en un accidente de aviación en Francia, en el Aeropuerto de Orly, el 11 de julio de 1973, cuando el Boeing 707 de Varig que lo transportaba explotó en parte y se incendió. Sus restos están enterrados en el cementerio Británico de Buenos Aires en el barrio de la Chacarita.