militantes del peronismo revolucionario uno por uno

EGUREN, ALICIA 9

EGUREN, Alicia Graciana

 

Porteña. Nació el 11 de octubre de 1925. Su padre, Ramón Eguren, fue radical yrigoyenista y un tío abuelo de su padre (Bordenave de apellido), federal rosista. Ella siguió la tradición nacional y popular y se hizo peronista. Como dato de color debe decirse que durante su adolescencia –algo muy raro en las mujeres de la época- fue simpatizante de la Unión Nacional de Estudiantes Secundarios (UNES), de neto corte aliancista. Pasó por la Escuela Normal N° 6 “Vicente López y Planes”. Egresó de la Facultad de Filosofía y Letras y se ganó la vida como profesora de literatura. También fue poeta y escritora. Abrevaba hasta entonces en el nacionalismo católico. En 1953 trabajando en la Cancillería se casó con Pedro Catella –diplomático de carrera- y tuvieron un hijo antes de separarse. A John William Cooke lo conoció en 1946 y once años más tarde pasó a ser su pareja sentimental para el resto de su vida. (“Desde entonces quedamos unidos en la lucha; yo lo seguiré hasta el final”, dijo Alicia en un reportaje). Por peronista, fue detenida por la “Revolución Libertadora” en noviembre de 1955 y permaneció encarcelada hasta 1957. Fue apoyo logístico de la primera guerrilla peronista, la de los Uturuncos, durante el gobierno de Frondizi. En 1960 viaja a La Habana, Cuba, con su esposo Cooke. Y para 1964 ambos fundan, Acción Revolucionaria Peronista (ARP). A fines de los ’60 colaboró en el periódico “Con Todo” del Peronismo Revolucionario, cuyos directores eran el “Yorma” Bernardo Alberte y Mabel Di Leo. Fue amiga de Salvador Allende y Héctor J. Cámpora. El 4 de octubre de 1971 le envía una famosa “Carta Abierta a Perón” reconociendo su liderazgo y su conducción pero advirtiéndole que si no se separa de arribistas, alcahuetes, traidores y oportunistas el fin del peronismo no será el soñado. Igual sigue activando en el peronismo de izquierda y en el Frente Antimperialista por el Socialismo (FAS) y escribe en las publicaciones “El Mundo” y “Nuevo Hombre”. Hasta que con 52 años, el 26 de enero de 1977 fue secuestrada-desaparecida en el bar “Tortoni” en donde esperaba un contacto que le iba a dar un pasaporte para poder salir del país. (Dr. Domingo Angelucci. Ver su registro). Fue vista con vida en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) antes de su muerte, en abril del mismo año. Su biógrafa, otra Mabel, Bellucci, asevera que Alicia Eguren “disponía de una seducción especial, que si bien no se sostenía por su belleza sino por la fuerza de su impronta política y su vocación de liderazgo, igualmente provocaba una atracción singular hasta el grado de que muchos peronistas perdiesen el sueño y también de que muchas peronistas la mirasen de reojo”. Otro compañero de militancia de entonces, Manuel Justo Gaggero dice “Era una mujer de gran belleza, con una mirada penetrante que para mí expresaba la síntesis entre Rosa Luxemburgo, Simone de Beauvoir y Juana Azurduy, esto, cuando la escuchaba plantearnos, con toda precisión, el camino que se había abierto en Latinoamérica y el Tercer Mundo a partir del triunfo de la Revolución Cubana (…) La vi por última vez días antes de que la secuestrara una patota de marinos de la ESMA. No se quería ir del país sin saber que había pasado con el ‘Negro’ Arroyo secuestrado días antes. Estuvo siete meses en el infierno de la ESMA hasta que fue ‘trasladada’. En el cautiverio, cuentan los sobrevivientes, tuvo un comportamiento ejemplar, atendiendo a los torturados y a las embarazadas, conservando siempre un buen ánimo y no doblegándose frente a sus captores”.