militantes del peronismo revolucionario uno por uno

IGLESIAS BARBEITO, LUIS 1

IGLESIAS BARBEITO, Luis.

El 17 de junio de 2005, falleció víctima de un infarto múltiple, “El Ñato” Iglesias Barbeito, uruguayo de nacimiento (16-02-43). Acababa de participar en una reunión del Frente para la Victoria (de apoyo al presidente Néstor Kirchner) en Lomas de Zamora, provincia de Buenos Aires, con vista a las elecciones de octubre próximo. Perteneció a una generación que de chicos, vieron caer las bombas en Plaza de Mayo en junio de 1955. Nacionalista desde los 13 años, militó en el nacionalismo popular y revolucionario y desde allí se incorporó a comienzo de los 60’, en la llamada Segunda Resistencia Peronista. Lo hizo desde el Movimiento Nacionalista Revolucionario Tacuara (MNRT) junto a Baxter, Nell, Caffatti, Ossorio y otros que incorporaron el estudio del marxismo a la cuestión nacional. En 1975 se incorporó a Montoneros y a la Juventud Trabajadora Peronista (JTP); militando en el orden gremial fue detenido y encarcelado durante 5 largos años junto al “Barba” Gutiérrez, el “Canca” Gullo, el “Lobby” Antonuccio y Ernesto Villanueva, entre otros. Su testimonio de vida en la prisión, quedó registrado en la película “Caseros, la cárcel” del cineasta Julio Raffo, obra cinematográfica de reciente estreno. Una vez en libertad, “El Ñato”, se fue exiliado a Suecia donde militó en Derechos Humanos. Allí se enamoró y se casó con Nora Pulido, una compañera exiliada en México, que lo conoció en un viaje al país escandinavo. Desde entonces estuvieron juntos hasta su final. Regresó del exilio en 1988. Volvió como se desprende del principio de esta reseña, a la militancia política. Sus amigos de siempre lo despidieron con un reconocimiento reservado a pocos: “El Ñato muere en plena lucha por su causa, que es la causa del pueblo argentino y de la Patria Grande. Su muerte, no es una muerte así nomás, sino un ingreso a la gloria de los combatientes, al altar de los patriotas, al Comando Celestial, junto a Perón, al Chacho Peñaloza, a Felipe Varela. Lleva consigo el amor de su mujer, el amor de sus hijos, el amor desinteresado y pleno de sus amigos y el amor solidario y épico de sus compañeros y, como todo el mundo sabe, el amor es eterno”.