militantes del peronismo revolucionario uno por uno

MATA, Susana Beatríz.

“Tuti”. Concuñada de Luján Susana Papic (ver su registro). Mata, nació el 28 de diciembre de 1947 en un hogar de clase media. La familia puso muchas expectativas en la educación de su hija y Susana se recibió de maestra en el año 1965. Todavía cursando el secundario en un colegio de monjas (Colegio de la Inmaculada), al dar catecismo, tomó contacto con la pobreza y las injusticias que padecían los sectores más postergados de nuestra sociedad. Para entonces se enamoró de quien luego fuera su marido, Juan Alejandro Barry (ver su registro), integrante de la conducción montonera, con quien se casó en 1968. Susana desarrolló su profesión de maestra en el distrito bonaerense de Almirante Brown, partido de San Justo. De su primer trabajo, en el colegio “Alfa”, es despedida porque no se había casado por Iglesia. De a poco se compenetra del sindicalismo docente, siendo una de las forjadoras de la unión de los maestros de todo el país en una sólo organización como luego sería CTERA. Pasó por FAR y Montoneros. También en el medio, por Juventud Peronista y Juventud Trabajadora Peronista. Susana fue detenida en noviembre 1974, cuando con otros compañeros estaban reunidos en la pizzería “Los Gordos” de Lomas de Zamora, propiedad del delator Juan Modugno, quien como buen confidente de la policía, avisó a ésta, de la presencia de los jóvenes en su local. Como represalia, la pizzería fue calcinada por un comando montonero el 14 de febrero de 1975. Susana Mata recobró su libertad ese mismo año y fue con su marido a militar a Rosario y luego por el cargo de éste en la Orga (ver su registro nuevamente) se mudan a Montevideo, Uruguay. El 15 de diciembre de 1977, Barry fue perseguido por la Interbalnearia uruguaya cuando iba en su camioneta Mehari en la que viajaba con el ex diputado peronista Jaime Dri. Dos vehículos con militares uruguayos y argentinos le cortaron el paso y lo chocaron. El Mehari volcó sobre la cuneta. Ambos intentaron escapar. Barry murió en el intento acribillado a tiros y Dri fue herido en una pierna y capturado. A posteriori, las fuerzas represivas fueron en busca de Susana Mata, quien se tomó la pastilla de cianuro, ya que decide no caer con vida, al quedar cercada en su casa de Lagomar en las cercanías de Montevideo. El matrimonio fue enterrado como N.N. en el cementerio de Montevideo, donde alguien siempre se preocupaba por dejar flores frescas. Quien fue su compañera de militancia, Graciela Nordi, la define de este modo: “Todas las personas que la conocieron, recuerdan a aquella joven dulce, preocupada por los demás, inteligente, reflexiva, solidaria con sus compañeras, clara en sus explicaciones, buena amiga, cariñosa con los que la necesitaban y sobre todo enamorada de su compañero, de su hija y de los ideales conjuntos”. Su hija, Alejandrina Barry Mata en septiembre de 2010, comenzó una acción penal contra las revistas que estaban aliadas a la dictadura militar: “Gente”, “Somos” y “Para Ti”  que engañaban a sus lectores, presentándola a ella como una pobre nenita abandonada por sus inhumanos padres guerrilleros.