militantes del peronismo revolucionario uno por uno

MOLINA, Oscar Alberto.

En la ciudad cordobesa de San Francisco, obreros de la firma Tampieri hicieron un paro de protesta en demanda de mejores sueldos y condiciones de trabajo. El 30 de julio de 1973 fueron reprimidos por la policía provincial, que con una ráfaga de ametralladora asesina al obrero peronista Oscar Alberto Molina. Compañeros de trabajo del extinto, relataron lo siguiente: “Los Tampieri siempre fueron los negreros de San Francisco. Cuando alguien protestaba le pegaban los mismos patrones y lo echaban del trabajo. Cuando decidieron construirse el Palacio (que ahora es la Municipalidad por que después lo vendieron), descontaban el 10 por ciento del sueldo a los obreros para poder financiarlo. Cuando se puso el pavimento en San Francisco hicieron lo mismo. Lo tuvieron que pagar los obreros de la fábrica. Nunca hicieron los aportes jubilatorios. Recién cuando un obrero se estaba por jubilar iban y hacían los aportes. Y eso, no en todos los casos. (La muerte del pibe Molina) fue a eso de las dos y media de la tarde. Estábamos frente a la casa vieja. Fue en el momento en que la policía se puso a gritar y a disparar. Salimos todos corriendo y a cinco o seis metros de la casa se lo vio caer al chico hacia adelante. Volvieron cinco o seis compañeros, lo levantaron y lo llevaron a la ‘Cruz Azul’ que está allí en la esquina. En ese momento empezaron a tirar ráfagas de ametralladoras al aire. Los canas tiraban gases por demás. Los mismos médicos pedían que no tiraran más porque les hacían daño a los enfermos. En un momento dado metieron dos bombas de gas dentro del sanatorio. Al ratito los médicos nos dijeron que Molina había muerto”.