militantes del peronismo revolucionario uno por uno

MOLINA, Santiago Transelino.

“Mejicano”. “Teniente Hacha”. Guerrillero peronista Uturunco herido en combate en 1960, cuando la policía desbarató el campamento de su organización, en los montes del Cochuna en Santiago del Estero. En esa acción fue detenido y sufrió prisión, en el contexto vejatorio del Plan Conintes. “Como muchos jóvenes tucumanos, se sumó tempranamente a las filas de la Resistencia Peronista. En su caso, escuchó las transmisiones clandestinas que por radio enviaban a las poblaciones humildes de Tucumán, los hombres del Comando “17 de octubre”. Estaba indignado por la revancha gorila y decidió sumarse” nos dice el historiador Ernesto Salas. El mismo que sorprendido afirma que años más tarde se entera que “El Mejicano vivía humildemente en Salta y que los vecinos y el intendente de su pueblo recién supieron quien era cuando se publicó mi libro sobre los Uturuncos. Que le dieron una mínima pensión y reconocimiento por ello. Que estaba contento por el simple hecho de que la historia no registrara su paso por la guerrilla como un simple hecho policial”. Fallecido a fines de diciembre de 2008. Julio Molisano escribe sobre él: “Póngansen de pie. Levanten la mano, hinchen pecho y griten con orgullo y fuerza ¡Hasta siempre Comandante! Que está pasando un compañero… teman los cobardes que entregaron la Patria. Comandante Hacha ¡Hasta la Victoria siempre! Un hombre que supo entregar su vida por la vuelta del General Perón, por la libertad y la grandeza de la Patria, un verdadero peronista, que supo ser padre, marido, trabajador y amigo en las buenas y en las malas”.