militantes del peronismo revolucionario uno por uno

MORA, María Rosa.

Lunes 19 de abril de 1976. Eusebia Magdalena González está en su humilde casa en la zona Norte del Gran Buenos Aires. Escucha unas palabras que nunca pensó escuchar: “Se llevaron a la nena”, le dice su yerno Jorge Niemal. Más tarde se lo llevarán a él también. Ambos, Jorge y María Rosa, eran militantes de Juventud Trabajadora Peronista (JTP) –ella trabajaba en FATE electrónica- y pasaban parte de sus vidas solucionando problemas sociales de los vecinos, a través de la Unidad Básica “Combatientes Peronistas” en Munro, provincia de Buenos Aires. María Rosa fue vista con vida en “El Campito” del Comando de Institutos Militares de Campo de Mayo donde fue torturada, violada y luego asesinada, al tirarla desde un avión al Río de la Plata. Su cuerpo apareció flotando cerca de la costa de Montevideo el 9 de mayo de 1976. La policía uruguaya mandó un parte a su similar argentina con los datos de la occisa para su reconocimiento, pero la policía de acá archivó los datos sin hacer investigación alguna. Todo este hecho llevó más adelante a que el canal de cable de televisión de la CNN, realizara una investigación del caso que llevó por título “La doble desaparecida”. Al momento de su secuestro María Rosa contaba con 31 años de edad ya que había nacido el 15 de febrero de 1945 en esta Capital Federal.