militantes del peronismo revolucionario uno por uno

MORANDINI, Néstor Luis.

“Titón”. “Lana”. “Lanita”. Fue secuestrado y desaparecido el mismo día que su hermana Cristina del Valle Morandini, el 18 de septiembre de 1977, cuando iba a encontrarse con su compañera Alicia Hoobs, también desaparecida. Fue recluido en la ESMA y luego asesinado. Sus familiares y amigos, en “Página 12” del 18-9-2003, mostraban sus fotos y decían: “La coincidencia de sus nombres con la hoy pareja presidencial, nos hace desear que Néstor y Cristina, con sus actos de justicia, honren a aquellos que fueron sus compañeros”. Aunque parezca increíble, la pareja presidencial leyó ese recordatorio y Néstor Kirchner se comunicó personalmente por teléfono con Rosa de Morandini, la mamá de los chicos desaparecidos, quién tuvo oportunidad de decirle al presidente: “Estoy honrada con su llamada, se lo agradezco mucho, me siento fortalecida, pero quiero decirle que mis hijos fueron ‘desaparecidos’, como muchos otros, porque peleaban por un mundo más justo y mejor y espero que esto continúe...”. Él le contestó: “Que no le quepa la menor duda de que esto va a ser así”. Néstor Morandini nació en Ischilín, Dean Funes, provincia de Córdoba el 13 de agosto de 1955. Alegre, risueño, corajudo, tenía perfil de líder. Buen deportista, llegó a integrar el seleccionado cordobés de volley. Abanderado en la escuela primaria. Fue delegado estudiantil secundario del colegio “Garzón Agulla” pero debió finalizar ese ciclo de estudios en el colegio “Ricardo Rojas” debido a problemas con la directora y con un celador, cuando hizo frente a una injusticia. Ingresa a la Escuela de Ciencias de la Información (ECI) y allí estudia dos años para luego comenzar la carrera de Agronomía (actualmente hay un aula con su nombre). Militante de la Juventud Universitaria Peronista (JUP). Ya antes del golpe del ’76 pasa a la clandestinidad y se muda a Buenos Aires. Trabaja de tornero. Se niega a ir al exilio y continúa la lucha hasta su secuestro y desaparición. Otra de sus hermanas, Norma Morandini (periodista, actual diputada nacional por Córdoba) lo recuerda hasta el día de hoy, como un tipo gracioso y alegre, solidario y bien predispuesto. En la primavera de 2006, en el barrio porteño de Monserrat, los pibes de JP que editan la revista rosarina “La Memoria de Nuestro Pueblo” inauguraron una biblioteca popular con el nombre de ambos hermanos.