militantes del peronismo revolucionario uno por uno

MOYANO, Salvador Alberto.

Tomado de la Agencia Telam. “Una placa cerámica recordatoria del desaparecido ex policía Alberto Salvador ‘Pancho’ Moyano fue colocada ayer en el que fuera su domicilio, en la calle Chile 4842 de Villanueva, por la municipalidad de Guaymallén y la Asociación de Ex Presos Políticos de Mendoza. Moyano, militante de Montoneros, de 22 años, fue secuestrado a metros de allí por ex compañeros suyos a las 21.30 hs. del 27 de septiembre de 1976 y desde entonces no se supo más de él. El prófugo ex camarista Otilio Romano, actualmente en Chile, donde se encuentra a la espera de que la justicia trasandina acceda a su extradición, está acusado, entre otros delitos, de no haber hecho nada para establecer su paradero”. Moyano nació en la ciudad de Mendoza el 8 de junio de 1954. Realizó sus estudios primarios en la Escuela Nº 95 “Fray Benito Lamas” y el secundario en la “Escuela Técnica de San José” primero y luego en el Colegio “Pablo Nogués”. Siendo muy joven contrajo matrimonio con Aurora Elena Alvarado con quien tuvo 3 hijos (al momento de ser secuestrado desconocía que su mujer estaba embarazada del tercero). Por razones de mera subsistencia ingresó a la policía provincial en 1975, siendo destinado a la comisaría 4ª pero al poco tiempo pidió la baja, horrorizado e indignado por una serie de asesinatos de meretrices cometidos por efectivos fascistas y ultramontanos de la fuerza. Comenzó a ganarse la vida como electrotécnico. En la fecha y hora indicada como la de su secuestro, se dirigió a un quiosco cercano a comprar un remedio para su hijo enfermo. Lo hieren de un disparo en la pierna y se lo llevan. Fueron policías adscriptos al D2 de Inteligencia. Nunca más apareció con vida. Evangelista Moyano, hermana de Pancho, dijo que su hermano era un ávido lector, que ya en la secundaria se incorporó a la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) y luego se sumó a Montoneros. Y confirmó que un sacerdote de apellido Moreno les confirmó que “Pancho” se encontraba detenido y le sugirió a su padre, Teodoro, que entrevistara al Sub Jefe de la policía mendocina, el comisario general Jorge Nicolás Calderón para informarse, pero que Calderón negó rotundamente saber algo, a pesar de lo cual su padre decía estar seguro de que a “Pancho” lo había detenido el D2. En la foto, Elisa Moyano, hermana de “Pancho”.