militantes del peronismo revolucionario uno por uno

MALAMIUK, José

“Don José”. En noviembre de 1960 tenía un negocio de fiambrería en la calle Itatí 6676, de Villa Lugano, una barriada obrera y popular por excelencia, donde era reconocido por sus vecinos como un tipo laburador y un “gordo bonachón”. En la trastienda del negocio, la Policía y el Servicio de Inteligencia del Ejército, encontró gran cantidad de granadas de mano, carcazas para bombas, municiones, armas largas y cortas y uniformes de policía y gendarmería. Malamiuk, argentino, de 31 años, era parte de una célula de la Resistencia Peronista ligada a los Uturuncos. Para los investigadores se estaba frente a la existencia del más grande depósito clandestino de armas de que se tenga memoria, a punto tal que para transportar todo lo hallado a un depósito policial fueron necesarios tres camiones del cuerpo de Bomberos. “A posteriori” los explosivos fueron hechos detonar por fuerzas del ejército en los bañados de Flores originado escenas de alarma entre los vecinos. En el marco del Plan Conintes, a Malamiuk, lo juzgó un Consejo de Guerra Especial al mando del teniente coronel Juan Alberto Gomila; el fiscal, otro militar (capitán Alfredo Recke) pidió “para el reo” 37 años de prisión. Le dieron 12.