militantes del peronismo revolucionario uno por uno

MALDONADO, Stella

Nació en Olavarría, provincia de Buenos Aires, un 13 de julio de 1948 y falleció de un tumor cerebral el lunes 13 de octubre de 2014. Leamos la semblanza que sobre ella hicieron sus compañeros de militancia Hugo Yasky y Alejo de Michelis. “Nació en la época donde los únicos privilegiados eran los niños, hija de un afiliado del gremio de los marinos mercantes, de profunda convicción peronista, que afirmaba que luchar por la utopía social valía toda la vida. Ya a sus 24 años, la Argentina había sufrido tres golpes de Estado y aquellos derechos habían sido pulverizados. Stella estudió en la Escuela Normal Nº 2 de La Plata. Era la más linda de la división y siempre estaba en el cuadro de honor, como confiesan sus compañeros de estudios. En sus años jóvenes fue militante de la Juventud Trabajadora Peronista (JTP) de la zona norte. Y fue en esa época que el padre de su primera hija fue asesinado por las balas de la Triple A. Trabajó en la Dirección Nacional de Enseñanza del Adulto, en el Plan Crear, que fue revolucionario para la década de los ’70. Fue fundamental en la constitución del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación de la Provincia de Buenos Aires (SUTEBA) en los años ’80. En los ’90 participó activamente en la resistencia al modelo neoliberal, siendo ayunante en la Carpa Blanca que CTERA instaló frente al Congreso de la Nación por 1.003 días. Stella Maldonado fue una espada en los debates intelectuales, pedagógicos y políticos que se daban en nuestra CTERA, en la CTA y en la Internacional de la Educación de la cual formaba parte como miembro de su Comité Ejecutivo. Fue una de esas militantes integrales en las que se conjuga la rara virtud de la acción y las ideas. Stella fue clave en la gestación de la Ley Nacional de Educación que le permitió al gremio de los docentes saldar las cuentas con el neoliberalsimo al derogar la Ley Federal de Educación, lo que constituyó uno de los momentos más altos de la implementación de políticas públicas, concretando la iniciativa del presidente Néstor Kirchner con el aporte colectivo del gremio de los docentes (…) Stella Maldonado estará siempre en la memoria de las trabajadoras y trabajadores de la educación, en los organismos de derechos humanos, en los jóvenes, en aquellos que día a día construyen un mundo mejor (…) Sus amigos, sus compañeros de ruta de la CTERA y la CTA vamos a extrañar su palabra clara y profunda, su muestra de afecto, su abrazo oportuno. Pero al mismo tiempo, como dijimos el día que la despedimos, va a seguir presente porque sus aportes –como sucedió con otros grandes militantes del movimiento obrero- continuarán iluminando el devenir de nuestras luchas. Por eso repetiremos una y otra vez ¡Stella Maldonado, presente!”. Cabe acotar que el compañero de vida, asesinado (el 28-7-75) que se menciona en la reseña, es Mauricio Moisés Teplitzky, obrero y militante peronista (ver su registro).