militantes del peronismo revolucionario uno por uno

MARS, Miguel.

Fue custodio del Presidente Perón. Ex suboficial del Ejército Argentino dado de baja en 1956 por negarse a usar sus armas en contra de la Patria y su Pueblo. Su libreta de enrolamiento ostenta un sello que es como una verdadera “Medalla al Mérito” del soldado peronista, al ser acusado del “Delito de Lesa Patria”. Miembro de la Resistencia Peronista. Chofer de ómnibus. Afiliado a la Unión Tranviarios Automotor (UTA). Delegado por la Línea 86, que une el Puerto con Ezeiza y militante de Juventud Trabajadora Peronista (JTP). Secuestrado el martes 20 de noviembre de 1973 en una de las cabeceras de la línea. Tras el secuestro el colectivo que manejaba Mars apareció abandonado en la calle Don Bosco de Morón. En su interior se encontraron documentos y la recaudación del día, por lo quedó descartada la posibilidad de un asalto y se confirmó que se trataba de un secuestro político. Durante dos días fue sometido a intensas torturas y golpes. Al ser liberado quedaron como huellas del tormento padecido, quemaduras en los testículos y la entrepierna. Miguel Mars nunca abjuró de su peronismo y desde la JTP-UTA luchó contra los “pulpos” de las empresas de transporte y la connivencia de estos con la burocracia sindical del gremio, para que no cambie nada. En abril del mismo año de su secuestro, con sus compañeros de la Línea 86 rodearon el Ministerio de Trabajo exigiendo que la empresa Rastreador Fournier (patronal colectivera) respetara los derechos laborales. Y en junio, ya fueron 7 líneas de colectivos las que se movilizaron alrededor del Ministerio y en la zona céntrica por similares motivos, organizadas en la protesta por Mars y otros afiliados a la UTA-JTP. A estas medidas se fueron sumando otras que lograban éxitos parciales para los trabajadores hasta entonces explotados por los patrones y olvidados por los gobernantes de turno. En tal sentido, los conflictos en las compañías La Cabaña, San Bosco y Almafuerte –siempre por incumplimiento de la legislación vigente por parte de la patronal- fueron resueltos por el paro de los trabajadores de toda la Zona Oeste –con Mars presente- que adherían a los reclamos de sus compañeros.