militantes del peronismo revolucionario uno por uno

MORENO DEL CAMPO, Alberto.

“Pájaro”. Nacido el 1° de enero de 1943. Nos dejó víctima de un infarto a la edad de 76 años, el 12 de febrero de 2019. De jovencito se sumó a la Resistencia Peronista en los barrios para luego, en la segunda mitad de los años ’60, ahondar su compromiso y sumarse a las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP). Así mismo  fue integrante del Peronismo de Base desarrollando su militancia en el gremio de Farmacia y tomando parte de la CGT de los Argentinos. Desde la Universidad sumó su aporte a las Cátedras Nacionales cuando formaba parte de FANDEP (Federación de Agrupaciones Nacionales de Estudiantes Peronistas). Partícipe del “Luche y Vuelve”, ganadas las elecciones del 11 de marzo de 1973, fue designado junto a otros compañeros en el área de la Municipalidad de Buenos Aires. Resistió a las dictaduras cívico-militares que se sucedieron desde 1976 en adelante.Vuelta la democracia en el 83’ y hasta producido su deceso, su lugar de militancia siempre fue el Oeste de la provincia de Buenos Aires, en el conurbano bonaerense, por la zona de Morón primero e Ituzaingo después.  Ferviente kirchnerista, en este último segmento de su vida interrumpido abruptamente, aportó desde la organización Peronismo Militante, junto con su inseparable compañera de vida y militancia, Mirta Molinero (casi 50 años juntos), toda su energía, sabiduría y temple militante para sacar del gobierno con el voto de nuestro pueblo, al “gato” usurpador de la voluntad popular, y por ello trabajaba incansablemente pensando en las próximas elecciones de este año 2019. Activo siempre, su compromiso se extendió a ser fundador y tomar parte del Centro del Pensamiento Nacional Ortega Peña y a participar en la Comisión de Salud de un grupo local, cuyo solo nombre lo dice todo: “Primero la Patria”. Sus familiares, amigos y compañeros de militancia en diferentes segmentos de su vida se juntaron en un número aproximado a los cuatrocientos, el 9 de marzo de 2019, en el predio municipal de Ituzaingo denominado “La Torcaza” (Brandsen y Pringles)  para despedirlo. Todos remarcaron su compromiso peronista y su humildad militante. El emotivo acto del que formó parte el intendente de la zona Alberto Descalzo, incluyó cantos a capella de un coro lugareño del que Alberto Moreno del Campo formó parte en vida. Diferentes compañeros lo despidieron entre anécdotas, relatos y risas que lo tuvieron como principal protagonista. ¡Hasta la Victoria siempre, compañero!