militantes del peronismo revolucionario uno por uno

MARCIANI, Luisa Alba Esther.

“Tita”. Casada con Carlos Gómez. Nacida en Victoria, Entre Ríos, el 5 de febrero de 1935. Era trabajadora en el frigorífico de la Corporación Argentina de Productores (CAP). Militó en la Juventud Trabajadora Peronista (JTP) en el gremio de la carne. Y se sumó a la Confederación General del Trabajo en la Resistencia (CGT-R). Según la propia policía de Rosario, en el informe elevado por el comisario Roberto Scardino, asevera que fue detenida el 31 de enero de 1977 en Villa Diego por “introducir panfletos en su lugar de trabajo” de repudio a la dictadura cívico-militar. Estuvo primera retenida en el Servicio de Informaciones (SI) y luego la llevaron a la Alcaldía. Varios testimonios relataron como a “Tita” la dejaron morir al negarle atención médica por su embarazo de 9 meses. Ella estaba en un estado de confusión, ya que también los esbirros del régimen habían secuestrado a su hija Gladis Teresa Gómez de 20 años y la habían torturado delante suyo, para obligar a Marciani a colaborar. Entre tantos vejámenes, un día “Tita” contó que había perdido el tapón mucoso y éste estaba verde. Después de muchos reclamos de las demás presas, la llevaron a la Asistencia Pública en Rosario, donde un médico se negó a recibirla porque ya tenía una infección generalizada. A las pocas horas murió en el Hospital Provincial. Era el día 13 de marzo de 1977. Según cuenta la abogada Olga Cabrera Hansen, por aquel tiempo también detenida, las celadoras llamaron a Gladis que ya tenía los talones de sus pies destrozados por la tortura y le dicen: “Tu mamá murió y el bebé también está muerto. Ni se te ocurra llorar”. La foto que ilustra esta reseña nos muestra a la hermana de Tita, Teresita Marciani (blusa blanca) mostrando fotografía de su hermana asesinada y rodeada de otras sobrevivientes rosarinas, a la salida de declarar contra los represores, hecho ocurrido en la ciudad de Rosario a principios de diciembre de 2010.