militantes del peronismo revolucionario uno por uno

MARÍN, Francisco Eduardo.

Nacido en Capital Federal el 27 de mayo de 1945. Docente. Físico. Fue delegado gremial en el diario “La Nación”, empresa que lo despidió en junio de 1975.  Secuestrado-desaparecido, a la edad de 32 años, en la vía pública, el 14 de mayo de 1977. Resistió y llegó muerto a la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA). Militante en el Bloque Peronista de Prensa y luego integrante de la dirección de la Juventud Trabajadora Peronista (JTP). Montonero como su esposa y compañera, María Cristina Solís, que también está desaparecida (ver su registro). Los esfuerzos de ambos estuvieron orientados a luchar por los derechos de los trabajadores de prensa y a frenar el avance de la derecha lopezreguista en el gobierno popular. Dejaron dos hijos: Eva Victoria y Pedro Manuel. A sus compañeros del diario, cuando enfrentaban a la patronal mitrista, Francisco solía recordarles: “Si la gente no sabe porque pelea, va a pelear mal” y a los “cumpas” de JTP, siempre les decía que: “A la gente hay que hablarle de lo que ve y sufre y no de lo que creen que se sufre los que no conviven con ellos”.