Roberto
Baschetti

Ruíz, Ricardo Antonio

“Pucho” Ruíz como tantos pibes de su edad, se acercó a la Unidad Bàsica de la calle Golondrina, entre Halcón y Garay, para ayudar a sus semejantes. Desmalezaban terrenos, cortaban el pasto, hacían veredas, limpiaban desagues y la lista puede seguir “ad infinitum”. Pero el defecto para el Poder era que también pensaban y querían cambiar el mundo de injusticia que los rodeaba. Y eso en la Argentina videlista se pagaba con la vida. Ricardo Antonio Ruíz, peronista y montonero, fue secuestrado-desaparecido el 1º de febrero de 1978. Se sospecha que lo entregó un “buchón” de la policía (“El Gitano”), casado con una prima de èl. Le concertó una cita con su madre ya que tenía idea de refugiarse en San Luis y se iba a despedir de ella, pero al bajar del colectivo y media cuadra antes de llegar a la casa materna (Barrio San José de Lomas de Zamora) fue interceptado por tres Ford Falcon y “chupado”. Un compañero de militancia que sobrevivió, Rubén Schell, lo vió en el CCD “Pozo de Quilmes” antes de su asesinato y la recuerda de este modo: “HLVS (hasta la victoria siempre, aclaro yo) Compañero Pucho”.